AMAR-SE EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Estamos viviendo una época que seguramente muchas personas nunca imaginamos que viviríamos, una “pandemia” que nos ha cambiado nuestro estilo de vida por completo. Estábamos en un tiempo de culto a la velocidad, las 24 horas del día no eran suficientes para cumplir con los quehaceres del día a día y de repente aparece un virus supuestamente nuevo que… ¡Zasss! Nos parte la vida por la mitad y encarcelan a toda la población mundial en sus casas, nos invitan a no relacionarnos, a no movernos, a tener miedo unas de otras para no hacer nada que sea en común y a utilizar la tecnología como única herramienta de comunicación y trabajo. Es evidente y está claro por patente, que el reduccionismo hacia el ser humano está existiendo y manifestándose con la única pretensión de humillarnos solapadamente para entristecernos con las consecuencias que esto trae. La mayoría de las personas no estamos preparadas para manejar esta situación en el modo en el que vivíamos; en piloto automático, y lleva a mucha gente a la desesperación por no poder abastecerse, desarrollarse y relacionarse como hasta ahora lo hacía teniendo consecuencias nefastas para cada vida personal, nos han introducido el miedo con calzador.

Lo importante no es el qué estamos viviendo, sino el cómo lo vivimos. Más allá de que el COVID-19 tenga un origen natural o artificial, más allá de que haya sido provocado o accidental, más allá de que sea una pandemia real o exagerada, lo importante es darnos cuenta de los efectos que está teniendo por las distintas medidas que se están adoptando que no es más que el enfriamiento en términos de distanciamiento social y nos veamos unas a otras como una amenaza para nuestra salud, hay que ser inteligentes y aprovechar esta situación para un beneficio propio y común.

Es momento de conectar con el ser interior, sacar un beneficio de este momento y vivir con un mínimo de dignidad, es momento de calma y serenidad para darnos cuenta de lo que quieren y a partir de ahí vivir de una forma radicalmente distinta de lo que pretenden. Es necesario pararse, mirar en el interior y atenderse personalmente para que demos paso a una nueva humanidad y no quedarnos sometidas a toda esta distopía. ¿Cómo? Amándonos. Y… ¿Cómo nos amamos? Atendiéndonos. Es momento de amar y amarse.

Aprovecha tus dones y talentos para reinventarte, para renacer, ahora que has salido de la vorágine de la vida párate y obsérvate, comienza a practicar la meditación, aprovecha este momento para saber quién eres y hacia dónde vas, para conocerte. Disfruta de tu compañía y escúchate, haz cosas que alguna vez has pensado y nunca hiciste, valórate y comprométete contigo misma, atiende tu interior para saber qué es lo conveniente para tu vida y qué no, en resumen… ¡Ámate!

Comparte. Si tienes dones y talentos que sirvan para crear cosas que pueden ayudar a otras personas… Hazlo sin dudar, estás en la era de la tecnología y eres capaz de manejarla y crearla, intenta que sea de forma benéfica para el bien común y colectivo porque ahora es el momento. Aprovecha este tiempo para hacerte una persona más humana, más humilde, más empática y altruista, aporta todo lo que puedas y cuida de las personas pero sobre todo disfruta de ello… ¡Ama!

Compartir

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *